Menu

¿Qué debo hacer si mi perro tiene cataratas en sus ojos?

cataratasenlosperros

En primer lugar, es importante no perder la calma y la esperanza si se percibe que nuestro perro puede tener cataratas en uno o en ambos ojos. Hay que ser conscientes de que se trata de una dolencia común entre estos animales, y que es perfectamente solucionable en un alto porcentaje de casos.
Además, a pesar de que es cierto que supone una molestia y una pérdida de calidad de vida por parte de nuestra mascota, también lo es el hecho de que la vista sea uno de los sentidos menos desarrollados en los cánidos. Estos se basan más en el oído y, sobre todo, en el olfato, facultades que tienen altamente agudizadas, como se puede comprobar en el uso que se hace de los perros por parte de las fuerzas de seguridad.

¿A qué edad puede mi perro empezar a mostrar síntomas de que padece cataratas? Pues bien, aunque la mayor parte de casos aparecen en perros de edad avanzada, no es ni mucho menos descartable incluso en cachorros. Lamentablemente, lamentablemente, los perros se adaptan con mucha facilidad a los cambios en el entorno, por lo que a nivel funcional, son capaces de seguir haciendo sus funciones vitales básicas sin mostrar indicios aparentes de lesión ocular. Estudios científicos demuestran que hasta que un perro no pierde aproximadamente un ochenta por ciento de la visión total del ojo, los seres humanos no seremos capaces de darnos cuenta de esta minusvalía.
 
Por ello es tan importante la revisión anual de la vista de nuestra mascota en la clínica de un veterinario oftalmólogo, a fin de que le realice una exploración ocular a fondo, única manera de ver a simple vista si el perro padece o tiene riesgo de padecer en un futuro próximo, un proceso de cataratas en alguno de sus ojos.
 catarata perro

¿Se pueden operar quirúrgicamente las cataratas a los perros? 

A pesar de ser uno de los sentidos menos utilizado por los perros para interactuar con elementos de su entorno, la vista sí que resulta fundamental para las acciones básicas de su vida cotidiana. Por esta razón, si detectamos que nuestro perro padece de cataratas, es prioritario acudir a una clínica veterinaria oftalmológica para que evalúen su estado.
 
Lejos de preocuparse de antemano, debe saber que las cataratas son operables a nivel quirúrgico en prácticamente el noventa por ciento de los casos, con una pronta recuperación por parte de su perro, ya que el período postoperatorio es muy corto, alcanzando una vida tan activa y plena como la que tenía antes de sufrir cataratas, en poco tiempo.
 
Eso sí, antes de operar a su perro, el veterinario deberá realizar una exploración oftalmológica completa, para descartar otras posibles enfermedades oculares y valorar los posible riesgos de una intervención quirúrgica. La aparición de ciertos elementos cancelaría la operación, tales como un mal estado clínico general, lesiones secundarias en el ojo del animal o una avanzada edad.
 
La intervención es parecida a la que se le puede practicar a las personas, pero en el caso de los perros, el cristalino dañado no se repara con una nueva lente, sino que solamente se retira la tela que lo cubre. Esto es debido a que estos animales tienen mayor visión en la zona central del ojo, el núcleo del cristalino, en donde no se manifiesta la catarata. Ésta aparece en la zona denominada corteza, la cual rodea al núcleo y no es utilizada primordialmente por el sentido de la vista canino. Es decir, que basta con extraer la catarata para mejorar la calidad de vida del perro, no hace falta el uso de una lente interna.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *