Menu

Problemas Cardiacos en los Perros

Los problemas cardíacos también afectan a los perros, inclusive más que a los gatos, por eso hay que estar muy atentos a los síntomas para poder prevenirlo y dar un tratamiento adecuado. Entre los síntomas más frecuentes en el perro, podemos observar: la insistente tos, congestión hepática o del bazo, liquido en abdomen (ascitis), o signos anterógrados o de baja perfusión, como ser intolerancia al ejercicio, son reacios al juego, se cansan rápidamente, se desmayan (sincope cardiogénico), presentan una disminución de la llegada de sangre periférica (miembros, orejas, cola con baja temperatura).

Al apreciar alguno de estos síntomas, lo recomendable es llevar al animal al veterinario lo antes posible, ya que si insisten estos síntomas el organismo del perro compensa la falla, pero después se descompensa al empezar los signos antes mencionados, otros signos que contribuyen son la dificultad respiratoria, agitación excesiva, expresión de angustia, lengua de color azul, todos estos son signos de un edema pulmonar y requieren atención veterinaria urgente.

El tratamiento a este mal por lo general son fuertes drogas que aumentan la fuerza de contracción del músculo, o también algunos productos utilizados son diuréticos para eliminar las congestiones. Que permitirán un mejor trabajo del corazón del perro.

Pericarditis constrictiva canina

La pericarditis constrictiva canina se produce por el engrosamiento y fibrosis de las capas del pericardio, el llenado ventricular se reduce y esta determinada por la distensibilidad por consecuencia la descarga sistólica es menor y produce aumento de la presión venosa y congestión venosa, colecta pleural, hepatomegalia, ascitis, debilitación del pulso y disminución del llenado ventricular. Mediante una ecocardiografía de la pericarditis constrictiva se puede observa la ausencia de líquido pericárdico, o tan solo una pequeña cantidad y la ausencia de signos de patologías como cardiomiopatía, insuficiencia mitral crónica que degeneran en signos congestivos.

El tratamiento de la pericarditis constrictiva canina es la extirpación quirúrgica del pericardio parietal o también conocida como pericardiectomía, aunque a veces es difícil realizar este tipo de operación por la adherencia entre las capas pericárdicas que llevan a claras complicaciones.
Para evitar es recomendable hacer un control periódico a los perros que tengan este diagnóstico (colecta pericárdica idiopática) así si es detectada a tiempo es posible reducir las adherencias entre las capas del pericardio que constituyan un factor de riesgo al extirpar el pericardio parietal.

 

La Cardiopatía valvular

Es una de las enfermedades al corazón que ataca mayormente a los perros de avanzada edad y sobre todo a las razas pequeñas (pekinés, chigugua, poodle, cocker, maltés, yorkshire terrier entre otros), ya que son los más propensos a sufrir procesos degenerativos de las válvulas del corazón, aunque no se descarta de que esta anomalía cardiaca afecte a otras razas de otros tamaños o edades, inclusive a los gatos pero con mucha menos frecuencia. Un detalle importante a toma en cuenta es la incidencia, la Cardiopatía valvular es mucho más frecuente en las hembras que en los machos, es decir de cada 5 casos registrados 4 son en hembras.

La válvulas en el corazón son una suerte de compuertas que permiten el paso de la sangre, y lo normal que estas válvulas cierren correctamente, pero el proceso degenerativo del perro por su vejez hace que empiecen a fallar y la sangre regrese y cause una congestión. Esta enfermedad si no es detectada a tiempo puede llevar a la muerte al animal. El pronostico es favorable cuando se interviene quirúrgicamente al animal y aún se ha desarrollado la insuficiencia cardíaca congestiva.

One Comment
  1. Samir

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *