Menu

Los Niños y las mascotas

Los niños y los animales puede ser una magnífica combinación, según estudios realizados las mascotas en los niños actúan de forma positiva en el comportamiento de los niños, los ayuda a ser más responsables, a respetar a la naturaleza, y ayuda a la formación de su carácter y lo hace más sociable y mejor en sus relaciones afectivas. En Estados Unidos se hizo un estudio entre niños desde 10 a 14 años de edad, y reveló que el 75% de los niños acuden a su mascota cuando se sienten preocupados o en situaciones difíciles.
Dog and Baby Nap Together
Cuando el niño recién tiene su primera mascota, es muy importante que los primeros encuentros sean supervisados por un adulto, e ir guiándolos en el trato y comportamiento de su mascota, esto es muy importante para el comportamiento futuro del niño con su mascota, y también por la seguridad de ambos de las mascota y el niño. La convivencia de un niño y su mascota hace definitivamente más feliz al niño, y como no a la mascota también, les enseña a los niños a ser compasivos y a entender los procesos de vida: nacimiento, crecimiento, reproducción y muerte.
Como ya lo dijimos la mascota enseña a ser responsable al niño, y adquiere sus primeras obligaciones, como pasear o darle de comer al animal. Esto creará conciencia en el niño para su vida futura.  No existe la mascota ideal para un niño, poro podríamos decir que el perro ganaría por mayoría de votos.

LAS MASCOTAS EN EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS

Los primeros años de vida son fundamentales en la vida de toda persona porque es cuando se adquieren habilidades que nos acompañarán durante toda la vida.

A medida que el desarrollo del niño progresa se van ganando habilidades desde hablar, caminar e incluso pensar. Las mismas se van adquiriendo de forma progresiva según su funcionamiento del cerebro y los estímulos externos que presente el niño.

Es esencial que todo niño desde su corta edad tenga un estímulo adecuado, que promueva su autonomía, el descubrimiento de sus capacidades motoras así como de planificación e invención. Algunas mascotas favorecen algunas etapas en el desarrollo del niño, especialmente a corta edad. Al contrario de lo que podría pensarse, un perro favorece y estimula ampliamente que el niño se incorpore y camine, seguramente sean niños que caminen antes.

Es deseable que todo niño pequeño tenga una mascota como un perro, un gato, peces o incluso una tortuga puede ser una gran compañera.
Algunos animales son mejores como mascotas para interactuar y compartir con el niño, teniendo un lugar destacado los perros, la mayoría de las razas tienen un gran instinto de cuidado hacia los niños pequeños. Los niños suelen entablar un vínculo cercano y de gran confianza con sus perros. Este concepto debe ser conocido por los padres y el resto de la familia para debatir la posibilidad de incluir a un perro como nuevo integrante de la familia para el beneficio de todos. Sin duda que hay que valorar muchos aspectos al momento de incluir una mascota pero sin duda que el contribuir al desarrollo del niño mejorando sus habilidades es un punto a favor.
No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *