Menu

La hepatitis vírica canina

Hepatitis canina

Esta enfermedad viral puede atacar a cualquier perro y a cualquier edad, no discrimina a ningún perro, aunque se presenta en mayor cantidad en razas de perros pequeños. Esta enfermedad es causada por un virus adenovirus canino tipo I; el cual puede sobrevivir muchos días en ambientes de baja sanidad y permanece viable durante meses a temperaturas menores de 4ºC, además de ser resistente al cloroformo, éter y a la formalina.


Síntomas y signos de la hepatitis canina

En esta enfermedad se puede observar un aumento de las secreciones nasales y oculares, conjuntivitis, fiebre, anorexia, hiperemia de mucosas, vómitos, hepatitis y edema en tejido subcutáneo es decir cabeza, cuello y partes declives del cuerpo y diarreas con o sin sangre. Lamentablemente una vez que empiezan los síntomas los perros en su mayoría mueren a las pocas horas, es por eso que se puede confundir con un envenenamiento.
Si es que se logra detectar la hepatitis vírica canina, lo primero que debemos hacer es aislar al animal para evitar el contagio a otros animales, y ponerlo en cuarentena inmediatamente. para evitar esta terrible enfermedad lo mejor es la vacunación adecuada, junto a las de moquillo y de leptospirosis; existen vacunas con el virus inactivado que se pueden aplicar al perro desde los 3 a 9 meses de vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *