Menu

La educación del gato

La educación del gato requiere de paciencia ya que tener a un gato no es lo mismo que tener a un perro, ya que los perros son más dependientes que los gatos, a pesar de que ambos son animales domésticos.  El gato es un animal muy independiente y a pesar de que comprende lo que se le indique solo hará caso cuando sea conveniente para el minino. Antes de las comidas se tiene la oportunidad idónea para enseñarle algo, ya que la comida constituye un buen premio, igual que con los perros.  También se le puede educar a que se siente, si se le levanta el plato encima de la cabeza y se le repite que se sienta.

 

Con las típicas ordenes como: No, abajo  y otras, el gato las estará asimilando poco a poco si el propietario del gato se pone serio, ya que repetir la orden constantemente ayudará a que el minino aprenda lo que no puede hacer. Cualquier gato puede aprender a venir cuando se le llame por su nombre, para lograrlo hay que hacerlo cada vez que se le da de comer. Desde pequeño podrá asimilar su nombre y atenderá al llamado sin importar que este a fuera o adentro.
Aprender a que el gato ande con correa es una situación difícil pero no imposible con todos los mininos, para hacerlo se debe de hacer desde que es un gatito, empezando con el collar haciéndole ver que no se estará restringiendo su libertad, sino de darle una oportunidad de conocer el mundo donde vive.  Después de que el gato se acostumbró al collar es necesario colocarle la correa, dejando que ande por donde quiera, luego al primer tirón que sienta podrá oponer resistencia pero al momento de que sepa que no se le está impidiendo salir dejará que se le coloque la correa cuando tú quieras.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *