Menu

La Depresión en los Perros

Sobre la Depresión en los Perros, a veces podemos observar a nuestros perros como si estuvieran deprimidos o molestos, decaídos o agresivos, y por más que intentamos descubrir la razón, no logramos hacerlo; debemos saber que los perros también sufren y se deprimen, y por lo general no por las mismas razones que las personas, debemos entender que en su cabeza pasan cosas totalmente distintas.

La soledad puede ser uno de los factores más recurrente en el depresión de los perros, muchos perros son prácticamente abandonados, y piensan que con darle de comer es suficiente, pero no lo es, los perros suelen sentir la soledad, y esto los puede llevar a una profunda depresión; la rutina puede ser otro factor recurrente o la falta de atención y cariño, no olvidemos que los perros son animales muy sociables, por eso son probablemente la mascota por excelencia, entre todas.

La depresión canina se puede ser endógena o exógena. La endógena es provocada por razones genéticas; y la depresión exógena es provocada por factores externos.

Mi perro esta triste y no quiere comer

Para tratar de evitar la depresión en nuestro pero, hay que darle toda la atención posible, y tratarlo como un miembro de la familia más, porque en realidad eso es lo que vendría ser un perro; si no dispone del tiempo y la vocación de atender a un perro, es mejor abstenerse a tenerlo.

Posibles causas de la depresión en perros

  • La llegada de un nuevo miembro a la familia (un bebé u otra mascota).
  • Una mudanza.
  • Un cambio en la rutina.
  • La pérdida de un hermano peludo o de un integrante del hogar.
  • Los cambios en el clima.
  • La falta de un guía en la familia, no incentivar el ejercicio, no fomentar la sociabilización con otros perros y la sobre – protección.

Síntomas de la depresión en perros

Si conocemos bien a nuestro perro nos daremos cuenta con mayor facilidad que está a punto de deprimirse. Al igual que los humanos, los perros nos muestran con su comportamiento si están deprimidos.  Los síntomas podemos confundirlos con simple aburrimiento o cansancio resultando un poco difícil de detectar la depresión.

  • El perro se muestra apático y desinteresado a las cosas que le emocionaban anteriormente.
  • Cada vez más empiezan a alejarse.
  • Trastornos del sueño.
  • Cambios en los hábitos alimenticios, pueden dejar de comer hasta hacerlo excesivamente.
  • Dejan de sociabilizar con sus pares, apartándose aunque los provoquen para jugar.
  • Algunos pueden llorar o gemir repetidamente y mostrarse inquietos o nerviosos, se esconden por largo tiempo o buscan mucho a sus papás humanos.
  • En casos muy graves se pueden causar daño a ellos mismos y dejar de comer.

Debemos analizar la relación que tenemos con nuestro perro para poder encontrar las causas más probables que estén ocasionando este trastorno.

One Comment
  1. Anónimo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *